Cada noche la luna espera ansiosa la llegada de su amado poeta, ese hombre que cada noche llega para inspirarse a la luz de la luna para sus poemas, ella se enamoro de su belleza al leer cada palabra que le llegan como suaves caricias . Luna

miércoles, 9 de noviembre de 2011

LAMINA 42

7 comentarios:

Alma Mateos Taborda dijo...

Precioso y sabio pensamiento. Me ha encantado. Un lujo leerte. Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Precioso y sabio pensamiento. Me ha encantado. Un lujo leerte. Un abrazo.

OZNA-OZNA dijo...

gracias por regalarnos tan bellas y sabias palabras dulce poeta, besinos de esta amiga admiradora.

Marina-Emer dijo...

Mientras el dolor pasa triste-mente,
El alma con su funda protegida,
Recoge de las penas día…día,
Llanto, olvido, compasión y amor latente.
con todo mi cariño a dejarte un beso
Marina

David C. dijo...

ya estoy sonriendo. gracias.

Miguel de la T.P. dijo...

Estimad@ amig@, como cada año y ya son dos mil doce los que hace que nuestro Señor Jesucristo llegó al mundo para asumir y cargar con nuestros pecados, El que quiso ser hombre y nacer tal, pero el hombre apenas lo aceptó, y aun mas, lo crucifiquemos, lo lamento de todo corazón. Hoy me dirijo a ti con la sana intención de desearte desde mi punto de vista cristiano una feliz Navidad llena de Paz, Amor y Felicidad, que Dios Niño te colme de vienes, esos vienes que sean de salud y amor, amor hacia uno mismo y los demás, que la pobreza y la enfermedad se vallan erradicando y poco a poco desaparezcan, que no hallan tantos niños muriendo de enfermedades, hambre y miseria que tengamos un poco de nuestro corazón puesto en ellos, que nuestros mayores sean atendidos, puesto que mañana nosotros seremos los nuevos mayores, en fin, se quedan tantas cosas en el tintero, que solo me queda dejarte un pequeño poema y desearte una muy feliz Navidad.

Blanca luna

Pronto llega la luz del alba
Anunciando lo nuevo acontecido
Sendero nevado, bien venido
Sueño que alumbra lo prometido.

Al alba soñaba la blanca luna
Viendo temblar al pobre José,
Que sintió un escalofrío
Al hacerse la Virgen río.

Llorando quedó la noche
Entre pastores y suspiros,
Que deja en un pesebre metido
Al niño Dios recién nacido.

Cayendo quedó la nieve
Sobre el alba de Belén,
Que sintió sobre sí, el bien
Del amor divino florecido.

Beatriz dijo...

HERMOSO PENSAMIENTO
HA SIDO UN PLACER VISITARTE
MIL BESOS DE LUZ